Historia

El Fútbol en el Club San Fernando

Hacia 1909 la oferta deportiva, en San Fernando se limitaba al Club Atlético San Fernando, ya que los dos clubes de peso, el Social Unión y el Fénix Club Gimnasia y Esgrima, competían por la supremacía desplegando una intensa vida social.

Un grupo de inquietos futbolistas, formado por Juan Magaldi, Juan Kay, Américo Garoppo y Juan Alvarez era lograr la afiliación a la Asociación Argentina de Fútbol. Dado que el Club Tiro Federal Argentino no podía prestarles colaboración, un año después pidieron al Club Social Unión, que les permitiera realizar una asamblea en sus salones el 25 de noviembre. Con asistencia del grupo mencionado y de R. Avila, A. Ferrari, A. Lasalle, F. Gonzalez, A. Berreta y otros, se eligió la comisión Directiva del recién nacido Club Atlético San Fernando. De esta forma nace el Club Atlético San Fernando fundado el 25 de noviembre de 1905, por un núcleo de socios del Club Tiro Federal Argentino que practicaban fútbol fuera de esa entidad (en los terrenos que luego se instalara la cervecería Quilmes).

Aceptado por la “Asociación Argentina” el Atlético participó de encuentros internacionales contra Nacional de Montevideo, Palmira, y Club Náutico Carmelo.

Cruzaban el charco con el “Principio”, vapor que de surcar arroyos del Delta se atrevió, con los jugadores del Atlético, la odisea de surcar por vez primera el Río de la Plata y el Uruguay. Las calderas del vapor alimentadas por pura leña deltense, superaban las ocho horas de travesía.

En el año 1919 dicho club logra el ascenso a la división intermedia, al vencer al Club del Plata 2 a 1 en cancha de Independiente.

Al poco tiempo de fundado, el Atlético se quedo sin campo de juego a causa de que el baldío que oficiaba como tal le fue solicitado por su dueño. El padre de Juan Magaldi, Don Gerardo, puso a disposición del club el terreno actualmente ocupado por la cancha N °1 del Club San Fernando que con título precario de propiedad, le había otorgado la municipalidad en pago de una deuda. Allí fue la sede del Atlético. Una casilla de madera imposible de desarmar, trasladada por los socios en una carreta de bueyes.

Recordaba Juan Magaldi que la nueva cancha era en realidad un pajonal, que hubo que limpiar y rellenar a puro pulmón para dar comienzo a los partidos oficiales.

A fines de la década del diez, la Municipalidad consideró saldada la deuda contraída con Gerardo Magaldi, anuló el título de propiedad y solicitó la entrega del terreno. Todo el Atlético se negó, se sucedieron manifesta ciones callejeras. La oposición desplegada logró no solo que se dejara sin efecto el desalojo sino que se le concediera al club el terreno ocupado por el corralón.

Dos años mas tarde, el fútbol nacional se dividía en Asociación Amateur y la Asociación Argentina. El Atlético consiguió el ascenso y en consecuencia el dilema era conseguir mejoras para ser habilitados para jugar en la categoría superior.

Con el ascenso, el Atlético debía dotar a la cancha con tribunas, cerco de alambre y demás requisitos para su habilitación en la máxima categoría.

Para solucionarlo se gestó la idea de fusionar el Atlético con el Social Unión y el Fénix Club de Gimnasia y Esgrima, solo el primero aceptó dicha fusión.

Eran amateurs, aficionados de pura estirpe, buscaban como única recompensa que los colores de su club encabezaran la lista futbolera brillando entre los mejores equipos. Así lo entendieron los socios del Atlético y el Social Unión, argumentando la necesidad de formar una entidad sanfernandina que satisficiera las expectativas deportivas y náuticas.

Las comisiones directivas de ambos clubes convocan una Asamblea Extraordinaria para el 3 de Marzo de 1923, a fin de aprobar los estatutos, elaborados por una comisión encabezados por Francisco B Charlín y elegir a las nuevas autoridades que regirían el destino del Club San Fernando, además de su comisión de Foot-Ball.

La vieja cancha de fútbol y su sede social fueron hechas a pulmón. Su primera sede social funcionó en el vaporcito “Racha” que cansado de deambular por ríos y arroyos del Delta asentó su quilla en tierras anegadas del club, la mira de los socios en ese momento es llegar a orillas del Río Lujan para despertar la práctica del remo.

El fútbol fue la actividad promotora del Club San Fernando, puesto que uno de los clubes que se fusionó para formarlo, el Atlético San Fernando, contaba con una prestigiosa Primera división que intervenía en los campeonatos de la Asociación Argentina de Fútbol. El Atlético además de aportar el equipo de Primera división cedió todo su predio. Contribuyó, también, con otro aporte muy caro a nuestros sentimientos, su emblema con los colores azul, blanco, y verde que simboliza seriedad pureza y esperanza, adoptado como bandera por el Club San Fernando.

Don Juan Magaldi, el grande de nuestro Fútbol, fue quien logró el pase a Primera división en 1922, todo un sueño en aquella época cuando incorporó al excelente jugador “ el Negro Luis ” Luis Gregorio Pérez , al equipo de esa entidad .

Valga como anécdota: cuándo Don Juan le anunció al presidente del Atlético que tenía al “Negro Luis”, que jugaba en la tercera del Tigre Júnior, el presidente le manifestó que debía elegir entre traer al Negro o su continuidad en la presidencia. Magaldi con su alma ciento por ciento futbolera, le respondió “ mira yo prefiero traer al Negro para reforzar el equipo aunque vos dejes la presidencia” y así fue, por tal motivo se eligió un nuevo presidente.

En 1931 al implantarse al profesionalismo, el Club San Fernando decide, por asamblea, desafilarse de la Asociación Argentina de Futbol, cerrar un ciclo y dar paso a un fútbol de competencias internas con algunas incursiones en campeonatos organizados por federaciones amateurs o Inter-clubes.

En 1932 se afilia a la Unión Argentina de Fútbol, e inscribe tres equipos Primera y Segunda división y cadetes.

En 1950 se clasifica campeón del torneo de la Unión Argentina de fútbol.

En 1953 se realiza el primer torneo interno con una inscripción de equipos que rebalsa todos los cálculos previstos. Frente a semejante recepción la C.D. resuelve apartarse de los torneos de la Unión Argentina de Fútbol, ya que la mayoría de aficionados quedaban afuera por falta de competencias internas. El último equipo que participo en el profesionalismo lo integraban: Poggi, Rossi, De Vicente, Saint Estévez, Brizuela, Alonso, Girola, Ramos , Ferrara, Luppo y Poletti.

Entre los años 1954 y 1963 se realizan torneos internos separando los equipos por categorías. Esa modalidad de competencia se transformó en la principal actividad de este deporte y que llega hasta nuestros días.

En 1992 se inaugura el Quincho de Fútbol. En 1993 artista plástico sanfernandino: Aloisi Ernesto crea un Logo de Fútbol.

Año tras año, se fueron creando distintas categorías: Primera, Segunda, Tercera y Cuarta división de primera, categoría de veteranos “A” y “C”, que llegan hasta nuestros días.